Ben Hur – Miniserie.

La mansión abandonada en lo alto de la colina era un espectáculo desolador. Las ventanas rotas y cubiertas de polvo miraban hacia el exterior como ojos vacíos, mientras las enredaderas retorcidas se entrelazaban por las paredes de ladrillo agrietadas. El jardín, una vez exuberante y hermoso, era ahora una selva de maleza y moho que se extendía sin control. Los susurros del viento se mezclaban con el crujir de las ramas desgastadas, creando una atmósfera lúgubre y desolada que envolvía todo el lugar. La mansión parecía estar sumida en un sueño eterno, olvidada por el paso del tiempo y esperando en silencio a que alguien despierte de su letargo y devuelva algo de vida a su antigua gloria.

DESCARGAR:

Deja un comentario