Jardines con historia

Llevaba un vestido de color azul cielo que resaltaba su figura esbelta y sus largas piernas. Su cabello rubio caía en suaves ondas sobre sus hombros, dándole un aspecto natural y desenfadado. Sus ojos verdes brillaban con una chispa traviesa, mientras que sus labios rosados formaban una sonrisa encantadora. Con cada paso que daba, sus tacones altos resonaban en el suelo, atrayendo todas las miradas hacia ella. Era una mujer elegante y sofisticada, con un aura de misterio y sensualidad que no pasaba desapercibida. Su presencia era hipnotizante y cautivaba a todos los que tenían la suerte de cruzarse en su camino.

DESCARGAR:

Deja un comentario