La última semana de John Lennon

La habitación era espaciosa y luminosa, con grandes ventanales que dejaban entrar la luz natural del exterior. Las paredes estaban decoradas en tonos suaves y cálidos, creando un ambiente acogedor y relajante. El mobiliario era elegante y moderno, con detalles en madera que le daban un toque de calidez al espacio. En el centro de la habitación había una cómoda cama king-size con sábanas de alta calidad y almohadas mullidas, invitando al descanso y la relajación. En un rincón se encontraba un acogedor sofá de cuero y una mesita auxiliar, perfectos para disfrutar de un momento de lectura o relajación. El suelo de madera pulida añadía un toque de elegancia al conjunto, mientras que las cortinas de tela suave se mecían suavemente con la brisa que entraba por las ventanas. En resumen, era un oasis de tranquilidad y confort, ideal para disfrutar de una estancia placentera y rejuvenecedora.

DESCARGAR:

Deja un comentario